jueves, 12 de septiembre de 2013

"MADRE"

Fuera estaba todo blanco, la gran nevada caída durante toda la noche había cubierto completamente la ciudad. Los árboles lucían grandiosos en el parque con sus ramas cargadas de nieve.

Atrás quedaba la triste Navidad, este año me graduaría y me sentía dichoso, pues por fin traería conmigo a mi madre.

La melancolía volvía cada vez que recordaba el triste día en que tuvimos que separarnos, en mi cabeza rebotaban los gritos desgarradores de mi madre cuando me arrancaron de sus brazos. La situación económica, siempre pésima en casa, había empeorado desde el día que mi padre falleció.

Pero la suerte estaba conmigo. Me había adoptado una familia cariñosa y adinerada, que puso todos los medios posibles para que me sintiese feliz y me labrase un futuro.


Como guinda final, mi regalo de graduación -además de comenzar a trabajar con mi padre adoptivo en su empresa- sería un piso para que pudiese traer a mi madre biológica a vivir conmigo, me daban la independencia total, ellos sabían lo importante que era eso para mi, y yo siempre lo tendría en cuenta, ellos también eran mis padres, me lo habían demostrado desde el primer día. Y llegué a una conclusión, la vida en ocasiones nos regala malos momentos para lograr un futuro prometedor...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada